miércoles, 24 de agosto de 2016

¿Qué convenció a mi esposo para hacer homeschool?

Esta entrada es un poco diferente ya que mi esposo comparte qué fue lo que le llamó la atención y cómo vivió el homeschool los primeros meses. Soy muy pocos los testimonios de papás varones que podemos encontrar en Internet, por eso me interesaba que él diera su punto de vista. Si te interesa que mi esposo profundice sobre algún tema por favor dímelo. Tuve la bendición de que mi esposo estuviera de acuerdo desde un principio, pero no todos los casos son así. Lo que he podido observar es que cuando un hombre escucha a otro hombre, su postura es más abierta.
Por mi parte es todo en esta entrada, te dejo el comentario de mi esposo.
 
A mí me llamó mucho la atención que por medio del homeschool se le pudiera dar una atención y educación más personalizada a los hijos a cualquier hora del día, cosa que en los colegios es difícil, puesto que los grupos son grandes y los maestros difícilmente pueden dedicarles tiempo individual a cada alumno. Aunado a esto, me motivó mucho la idea de que uno como padre conoce mejor a sus hijos que cualquier otra persona y con esto, uno pudiera encausar de la mejor forma los gustos y habilidades de los hijos para que las desarrollen y las apliquen en las áreas de conocimiento que sean de su interés.
La mayor preocupación para mí era que mi esposa tuviera la seguridad sobre su capacidad para enseñar en casa a nuestros hijos, teniendo en cuenta que ambos sabíamos que iba a hacer momentos difíciles, de mucho estrés, de trabajo intenso, sobre todo al principio, que es cuando uno comienza a adaptarse y es cuando hay que buscar, hasta finalmente encontrar, la mejor forma o método de enseñanza que se ajuste a las necesidades y dinámica familiar. 
Sin embargo, con paciencia y perseverancia pudimos encontrar un método, el Nobis Pacem, el cual, después de unos meses de empezarlo a aplicar, nos facilitó mucho las cosas. Una de ellas, por ejemplo, fue la provisión del material de trabajo para las clases, que, en un principio, mi esposa empezó elaborando por cuenta propia, lo cual le consumía mucho tiempo y, además, no seguía ninguna metodología. Eso sí, la decisión y convicción sobre educar a nuestros hijos en casa, siempre la mantuvimos firme.
Cuando tomamos la decisión de elegir Nobis Pacem como método y estábamos ya por pagar los dos primeros planes de estudios y los libros correspondientes, la inversión que esto representaba se me hizo realmente muy por debajo de lo que uno tiene que invertir en una escuela particular de costo promedio, considerando que, aparte de la inscripción y las colegiaturas, que de por sí son gastos fuertes, hay que estar realizando pagos periódicos de muchas otras cosas como: libros, uniformes, cuotas para festivales, etc.
Hoy día veo que la decisión que tomamos está rindiendo frutos y nuestros hijos están aprendiendo de una manera muy diferente, pero efectiva, muchas cosas, que incluso yo nunca vi a esa edad cuando iba en el colegio, como la biografía y obras de músicos y artistas, poesía, literatura clásica y mitología de las culturas antiguas.